Hoy te presentamos un texto de Kelly Forrister sobre qué herramienta usar para tu sistema GTD®.

    Te recomendamos que no te pierdas en debates estériles sobre las diferentes opciones de múltiples herramientas y que, en su lugar, reflexiones a fondo siguiendo este guión.

    Muchas personas que se inician en GTD esperan encontrar una herramienta que «haga» GTD.

    Una herramienta no piensa por ti, sino que almacena el pensamiento por ti. Entonces, ¿importa siquiera qué herramientas utilices a la hora de organizar tus proyectos y acciones? ¡Por supuesto!

    He aquí algunas preguntas que necesitas hacerte a la hora de elegir cuál será tu sistema GTD:

    • ¿Hay alguna herramienta que ya tengas en marcha y que pienses/necesites seguir utilizando? ¿Como un calendario corporativo?
    • ¿Dónde está tu correo electrónico? Aunque no es necesario, puede ser útil tener el correo electrónico y las listas cerca.
    • ¿Quién más necesita ver tus datos? ¿Necesitan estar en un servidor compartido o estaría bien que fuera local si te pasas a lo digital?
    • ¿Qué te atrae más, el papel o lo digital?
    • ¿Te preocupa la seguridad?
    • ¿Cómo harías una copia de seguridad, si fuera necesario?
    • ¿Qué estás dispuesto a llevar contigo?
    • ¿Con qué herramientas estás familiarizado?
    • ¿Confiarías en poner casi todo en él?
    • ¿Es escalable?
    • ¿Puedes aprender a usarlo fácilmente?
    • ¿Cuánto estás dispuesto a pagar por él?
    • ¿Con qué tiene que sincronizarse?

    ¿Existe un sistema GTD perfecto? Sí, aquel en el que confías y utilizas para que tu mente esté libre.

    Kelly Forrister