Metodología GTD

CINCO SIMPLES PASOS QUE PONEN ORDEN EN EL CAOS

GTD® es una metodología de productividad personal basada en hábitos que, una vez desarrollados, permiten mejorar el control del día a día y afrontar la realidad con mayor perspectiva. David Allen, su creador, ha condensado en ella su experiencia profesional de más de 30 años de consultoría, mentoring individual y programas de formación. El resultado de este trabajo, utilizado por millones de personas en todo el mundo, ha hecho que GTD® se haya convertido en el nuevo estándar en productividad personal.

 
 

RECOPILA AQUELLO QUE LLAME TU ATENCIÓN

Utiliza contenedores físicos o digitales para capturar el 100% de todo lo que llama tu atención. Pequeño, grande, personal y profesional; todos tus asuntos pendientes, proyectos y cosas de las que quieres o tienes que ocuparte.

 

 

 

PROCESA SU SIGNIFICADO

Para cada una de las cosas que has capturado, pregúntate: ¿requiere acción? Si no requiere acción, entonces deshazte de ello, incúbalo o archívalo. Si requiere acción, entonces identifica qué es lo siguiente que hay que hacer con ello. Si lo puedes hacer en menos de dos minutos, entonces hazlo en ese momento; si no, delégalo o ponte un recordatorio para hacerlo en otro momento.

 

 

PONLO DONDE TENGA SENTIDO

Pon recordatorios de lo que tienes que hacer en los lugares adecuados. Necesitarás un lugar específico para cada categoría de acción, como por ejemplo llamadas por hacer, recados, correos que responder, etc.

 

 

 

REVÍSALO LO NECESARIO

Consulta tus recordatorios con la frecuencia adecuada para poder decidir qué hacer en cada momento. Haz una revisión semanal de todo para hacer limpieza, mantener al día tus recordatorios y conservar la claridad mental.

 

 

 

SIMPLEMENTE HAZLO

Usa tu sistema para elegir con confianza qué hacer y qué no hacer en cada momento.